De lenguas y euros

Anonadado me encontraba pensando en la posibilidad de coincidir con el PP en política lingüística. “Que no, hombre, qué dices”, pensaba para mis adentros. “Algo falla ahí”, insistía. Por suerte para mi salud mental, sí, algo fallaba. En efecto, me parece un despilfarro el gasto en la traducción simultánea a las tres lenguas cooficiales en el Senado. La cantidad destinada a contratar a los traductores, aunque pequeña (apenas un 0,6% del presupuesto sin necesidad de aumentarlo), no debería estar destinándose a una tarea en absoluto imprescindible y que sólo beneficia a los de siempre. Y es que en España, pese al desconocimiento general, no existen “solamente” cuatro lenguas propias, sino siete. Siete lenguas nacidas, salvo el euskara, del Latín.

Leer más de esta entrada

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.