Creando antisistemas

Foto de Tania Castro.

“Agentes, hoy nos enfrentamos a un tipo de delincuencia fuera de lo normal. No es algo que no hayamos visto antes, pero los protagonistas han cambiado. – ¿Un nuevo grupo terrorista, mi capitán? -No Hernández, en absoluto. Esta gentuza no usa explosivos ni armas químicas. Sus acciones son mucho más peligrosas. -¿Se refiere a otro caso de corrupción? -¿Otro, agente Ortega? Cuidado con lo que dice. Pero no, nuestro enemigo son jóvenes. Menores de edad, que protestan contra la precaria situación de sus centros educativos. Un silencio sepulcral inunda la sala. -Ya sabéis lo que esto significa, ¿verdad? – Sí, señor. A repartir hostias”. Aplauso, fundido a negro.

Así imagino las sesiones de briefing en las que los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado acceden a cargar contra los alumnos del IES Lluís Vives de València y todos aquellos que han querido mostrar su apoyo. Siete detenidos, agresionesamenazas contra aquellos que osen volver a manifestarse, cercos ilegales y todo esto con el beneplácito del Gobierno de España.

Leer más de esta entrada

No nos gusta la SOPA

El fatídico 2011 sirvió para darnos cuenta de que la sociedad occidental no la gobiernan los políticos elegidos democráticamente para tal efecto, sino los mercados. Sin embargo, parece que nos habíamos olvidado de contar con otra poderosa fuerza: los propietarios de derechos de autor.

La aprobación final de la ley Sinde-Wert por parte del mismo partido que en su día se opusiera a ella, llevó a muchos usuarios españoles a dar por perdida la causa de la libertad en la red. Por suerte (más bien desgracia), la existencia de una amenaza de mucho mayor alcance a vuelto a despertar, esta vez en todo el mundo, el afán por conservar un Internet libre.

SOPA, Stop Online Piracy Act. Un proyecto de ley que, de aprovarse en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, permitiría al Departamento de Justicia americano y a las sociedades de gestión de propiedad intelectual actuar contra todo elemento en la red (sea página o usuario) sospechoso de vulnerar los derechos de autor.

Leer más de esta entrada

Kaixo Euskadi

Foto de Iker Merodio

A punto he estado de titular este texto con un “Agur ETA”. A punto de ceder, por costumbre, el papel principal a quien no puede merecerlo. ETA deja las armas, sí. Pero ETA no es la protagonista de este día. La última banda terrorista de Europa ya ha chupado demasiada cámara en los últimos 50 años a base de odio y sangre. 829 muertos, cientos de familias rotas. Nunca podremos olvidar el dolor de las víctimas, el miedo constante de políticos y periodistas, el forzado silencio de quien no puede hablar con libertad. Eso, y confieso que hoy me apetece ser optimista, se acabó.

Quiero creer, respirar tranquilo y confiar. Aunque ETA no merezca mi confianza, Euskadi sí la merece. Los vascos la merecen. La herida de ETA va más allá de un rastro de muerte. Su terrorismo ha provocado una mancha hasta ahora imborrable sobre la sociedad vasca, una mancha que seguía a cada ciudadano de Euskadi (incluso de toda la llamada Euskal Herria) allá donde pusieran un pie. Decir “soy de Bilbao”, de Donostia, de Vitoria, de Zarautz o de Eibar no provocaba la misma reacción que un “soy de Cuenca”.

Leer más de esta entrada

Inmunidad religiosa, Estado policial

15 policías apalean a una adolescente. Foto de Daniel Nuevo.

Llevo dos días intentando contener la arcada, pero se aferra a mi garganta como la Iglesia al poder. Un poder que, aparentemente, no sólo ningún Gobierno parece tener intención de minar sino que además, independientemente de su color político, decide alentarlo y protegerlo. Lo hemos visto ayer y antes de ayer: ser católico en España tiene premio. Defender la aconfesionalidad y laicidad del Estado que propugna nuestra Constitución se castiga a porrazos. Intentar informar de la represión policial, también.

Las mochilas de la JMJ garantizan inmunidad religiosa ante cualquier acto delictivo, como impedir la celebración de una manifestación legal en pleno centro de Madrid. Es más, la Policía parece tener orden de primar la total impunidad de los “peregrinos” mientras repele a hostias a los que exigen el cumplimiento de nuestra Carta Magna.

Leer más de esta entrada

Cinco cánceres del periodismo

Los que vivimos (o vivíamos) del periodismo somos conscientes de su empobrecimiento y progresiva pérdida de rumbo. No somos por tanto ajenos a la pésima imagen del sector y, de hecho, coincidimos en gran medida con el sentir popular. Lamentablemente, y sin restar importancia a la labor diaria del periodista, existen múltiples factores que hacen imposible una práctica profesional óptima y contra los que el currito de turno está atado de pies y manos. De entre todos ellos, me quedo con cinco problemas que constituyen el principal cáncer de la profesión y que urgen una respuesta inmediata:

Leer más de esta entrada

La cama de Ana Pastor

En España, cuando un periodista planta cara ante las barrabasadas de un entrevistado no está cumpliendo con su deber profesional. No está dignificando una labor vilipendiada por muchos, temida por los poderosos en otros tiempos. No está demostrando que aún queda antídoto de sobra en el veneno que corre por las venas del cuarto poder. No. Cuando Ana Pastor defiende a la RTVE más plural de su historia frente al Partido Popular más radicalizado de la suya está “montando una bronca monumental” y “agrediendo” a la altísima Dolores de Cospedal. Esta es la opinión de una parte muy importante de las élites políticas (de derechas y no tan de derechas) y también periodísticas de este país. En concreto, lo señalado entre comillas lo escuché anoche en el ‘Telediario’ de Intereconomía (no preguntéis). Los contertulios arremetían contra la actitud “chulesca” de alguien que “no tiene miedo a que la despidan” al tener “garantizado” un puesto en laSexta por “compartir cama” con el director de informativos de la cadena de Mediapro.

Leer más de esta entrada

No hay machismo

En días como ayer, los medios resucitan la inexcusable protección de la igualdad de las mujeres que acostumbran a olvidar en el día a día con sus prácticas laborales (como detalla Juan Varela en su blog), cumplen el expediente de cara a la galería y llenan páginas (o minutos) con la innumerable sucesión de actos y declaraciones que este tipo de citas ‘informativas’ regalan a nuestra exhausta y atrofiada creatividad. Hasta aquí nada fuera de lo normal. No entremos a valorar la idoneidad de dedicar un día exclusivo para ‘la mujer’ con el fin de destacar su igualdad, de resaltar siempre que quien logra esto o aquello ‘es mujer’ (y madre amantísima). Mejor no. Vamos a hablar de esta frase extraída de un texto informativo: “lo que Zapatero no entiende”. Echadle imaginación, vamos. No os habrá costado mucho suponer que la cita en cuestión viene de algún medio de ultraderecha: correcto. En este caso, de Libertad Digital. Pero, ¿qué puede tener esto que ver con el día de la mujer? Muy sencillo: la negación del machismo y las desigualdades sociales que sufren a diario las mujeres. En serio:

¿Machismo?: Lo que ocurre es que datos como los expuestos también desmontan la coartada del machismo. Si la sociedad, los empresarios o los hombres discriminasen de forma constante a las mujeres, todas ellas ganarían menos que los hombres. Si los empresarios son malvados y machistas, ¿por qué sólo perjudican a las casadas y dejan a las solteras que, incluso, cobren algo más que sus compañeros?

Leer más de esta entrada

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.